Por Paulina García M.

Las fresas se pueden preparar de formas muy variadas, tanto en exquisitas bebidas como en postres. Éstas tienen un sabor agridulce que a muchos encanta y no sólo eso, sino que también proporcionan una serie de beneficios, entre ellos: combatir el colesterol, el ácido úrico, la gota y la artritis. 

Además de lo anterior, de acuerdo con investigaciones realizadas por especialistas de Italia, Serbia y España, las fresas brindan un efecto protector al estómago frente al alcohol. 

Para dar a conocer dichos resultados, los investigadores realizaron previamente diversos experimentos con ratones, en ellos, sometieron a algunos roedores a ingerir alcohol etílico. Los resultados arrojaron que, los que habían comido extracto de fresa antes de beber alcohol, tuvieron menos daños estomacales. De forma que, en el caso de los humanos, las fresas también pueden reducir las úlceras que provoca el alcohol en la mucosa gástrica.