Por Paulina García M.

Tener relaciones sexuales es una actividad placentera que nos hace liberar oxitocina, sustancia que nos provoca una gran sensación de bienestar y a la vez nos desestresa. Además de ello, cuando tenemos sexo quemamos calorías, pues se trata de un ejercicio en el que involucramos una serie de movimientos.

Sin embargo, el nivel de calorías que gastamos durante un encuentro sexual es menor al que quemamos haciendo cardio o corriendo. Según datos de un estudio realizado por la Universidad de Montreal, durante una sesión de 30 minutos de sexo, se estima que las mujeres queman 69 y los hombres 101, esto ocurre debido al peso de cada uno.

Estas cantidades pueden variar de acuerdo con la intensidad de la cópula, de los besos y caricias; así como, de las condiciones físicas de la pareja, el ritmo sexual y el tipo de posición que se practique, pues la persona que está arriba suele gastar más calorías que la que se encuentra recostada.

Así que, aunque al tener sexo no quemamos tantas calorías como quisiéramos, cuenta con otros beneficios como: fortalecer nuestro sistema inmunológico, disminuir la presión arterial y actuar como analgésico cuando tenemos algún dolor, por ello no hay que dudar de disfrutarlo.